top of page
  • Thamara Leitón

Emprendedora venezolana lleva el sabor de las arepas y postres tradicionales a Costa Rica


En un rincón pintoresco de la provincia de Limón, la emprendedora venezolana Lisbeth Paradas ha logrado fusionar la riqueza culinaria de su país natal con los sabores locales, brindando a la comunidad costarricense la oportunidad de deleitarse con auténticas arepas y exquisitos postres tradicionales venezolanos.


Hace cinco años, Lisbeth Paradas dejó su Venezuela natal en busca de nuevas oportunidades y un mejor futuro. Llegó a Costa Rica con la determinación de compartir la esencia de su cultura a través de la comida. Inspirada por su amor por la cocina y la nostalgia de su tierra, Lisbeth decidió establecer su emprendimiento gastronómico en Limón.


Desde su pequeño local, Lisbeth ofrece una variada selección de arepas, un platillo emblemático de Venezuela. Estas deliciosas creaciones, hechas a base de masa de maíz, son rellenas con una amplia gama de ingredientes que van desde queso y carne hasta opciones vegetarianas. "Las arepas son mucho más que un alimento para mí. Son una forma de conectar con mis raíces y compartir un pedacito de Venezuela con mis clientes", comenta Lisbeth.


Pero Lisbeth no se detiene en las arepas, también ofrece una irresistible selección de postres venezolanos que cautivan a los paladares más exigentes. Desde las coloridas "cajitas felices" (un postre tradicional a base de galletas y dulce de leche) hasta los esponjosos quesillos y la refrescante chicha, los clientes pueden experimentar una explosión de sabores auténticos que transportan directamente a las calles de Caracas.


A pesar de los desafíos que ha enfrentado al establecer su negocio en un país extranjero, Lisbeth se ha ganado un lugar en la comunidad local. Sus clientes elogian no solo la calidad de sus platillos, sino también la pasión y el cariño que imprime en cada uno de ellos. "Cada arepa y cada postre cuentan una historia. Puedo sentir el amor y el esfuerzo que Lisbeth pone en su trabajo", comenta uno de sus clientes habituales.


Lisbeth también se ha convertido en una fuente de inspiración para otros emprendedores que sueñan con llevar sus pasiones al mundo empresarial. Con valentía y determinación, ha demostrado que la perseverancia y la autenticidad son ingredientes esenciales para el éxito.


En un mundo donde la comida puede ser un puente entre culturas, Lisbeth Paradas ha logrado crear un espacio donde los sabores de Venezuela se encuentran con la costa caribeña de Costa Rica. Su emprendimiento no solo satisface el apetito de sus clientes, sino que también nutre el alma con un pedacito de historia y tradición.


Con su compromiso continuo con la excelencia culinaria y su deseo de compartir la riqueza de su cultura, Lisbeth Paradas y su emprendimiento de arepas y postres venezolanos en Costa Rica siguen dejando una huella sabrosa en la comunidad de Limón.

Komentarai


ct-086-conexion-bp-250x400.png
bottom of page