• Limón Hoy

Dengue al alza en el Caribe, no lo confunda con una gripe

Actualizado: mar 20

Por Abril Morales y María José Monge (Punto y Aparte).

Después de un fin de año con bajos casos de dengue en el país, las primeras semanas de este 2021 se retomó la tendencia al alza.


Los casos de dengue se registran con más frecuencia en las regiones Huetar Caribe y Norte.


Al 30 de enero de este año se contabilizan 243 pacientes afectados por la enfermedad que transmite el zancudo Aedes aegypti.


De esos casos, el 42% corresponden al Caribe y el 17% al norte, le siguen la región Brunca (en especial Pérez Zeledón) y, en el otro extremo, la región Central del país como la menos afectada.


En todo el 2020 se registraron más de 10.000 casos. Así se ve el gráfico de casos construido con datos del Ministerio de Salud, semana a semana del 2020 y enero pasado.


Enfermedades transmitidas por vectores


El dengue, zika y chikungunya son enfermedades transmitidas por vectores; esto significa que necesitan un determinado transmisor, ya sean parásitos, virus, bacterias o como es el caso, mosquitos.


El mosquito Aedes aegypti es el transmisor de estos tres virus, que se reproducen comúnmente en aguas estancadas. Por esto es importante eliminar cualquier recipiente que pueda contener agua para evitar los criaderos.


La doctora Eugenia Corrales, viróloga e investigadora en microbiología de la Universidad de Costa Rica (UCR), afirma que un solo mosquito puede estar infectado con los tres virus y también puede transmitirlos o sea que es posible contraer dengue y zika al mismo tiempo. Además, es posible que estos virus se contagian por medio de la sangre.


La Organización Mundial de la Salud (OMS) registra que las enfermedades transmitidas por vectores representan el 17% de las enfermedades infecciosas en el mundo.


El mosquito Aedes aegypti, el transmisor del virus causante de la enfermedad, se reproduce en aguas estancadas en llantas, baldes, floreros, canoas, tarros, entre otros.


La Organización Panamericana de la Salud (OPS) establece que es posible confundir el dengue con la influenza ya que los principales síntomas son muy similares, sin embargo, el dengue no produce congestión nasal ni secreciones.


Eso le pasó a Karol Pérez, de Pavas, quien tuvo dengue en el 2014, cuando estaba en noveno grado.


Sus síntomas fueron fiebre muy alta, dolor de cabeza, vómitos y sarpullido, pero no se manifestaron todos a la vez, así que cuando llegó a la clínica le diagnosticaron una gripe común.


Karol no tuvo sarpullido, hasta después de sentirse bastante mal por varios días, acudió nuevamente a la clínica y ahí confirmó que en realidad estaba contagiada de dengue.


“Un día, un sábado, me puse bastante mal y mi mamá notó que me habían salido ronchitas por todo el cuerpo. Tenía un montón de ronchitas, así como cuando lo pica a uno un zancudo”, aseguró.


A pesar de que Karol no necesitó ser internada, afirma que fue una experiencia horrible, pues asistía todos los días a la clínica a realizarse pruebas de sangre para verificar que sus plaquetas estuvieran estables.


¿Por qué le pasó eso a Karen? Porque el virus del dengue ataca directamente las plaquetas. Si su nivel se reduce, el paciente puede experimentar hemorragias internas.


El dengue, zika y chikungunya tienen síntomas muy similares, los tres causan fiebre, náuseas y vómitos, dolor en las articulaciones, sarpullido, dolor de cabeza, muscular y en la parte de atrás de los ojos.


Existen cuatro serotipos de virus del dengue y funcionan uno tras otro, es decir; un paciente que haya padecido el primer tipo de dengue va a generar defensas de por vida contra ese tipo, pero sí un tiempo después se infecta con otro serotipo las defensas actúan de manera inconsistente, pues el virus tiene ciertas diferencias y los anticuerpos no son suficientes, es aquí cuando el paciente experimenta dengue hemorrágico.


El dengue hemorrágico o dengue grave es una complicación del dengue que produce dolor abdominal, vómitos persistentes, respiración acelerada, hemorragias de las encías, fatiga y presencia de sangre en el vómito. Estos síntomas aparecen generalmente de 3 a 7 días después de los síntomas de dengue común, acompañados de una temperatura menor a 38°C.


En el caso específico del zika, la mayoría de los pacientes son asintomáticos, y por lo general sus manifestaciones son débiles, pero puede ser muy grave en mujeres embarazadas ya que existe la posibilidad de crear malformaciones en el feto e incluso la muerte.


El chikungunya, por su parte, tiene como consecuencia dolores articulares de por vida.


“Que el mosquito no viva en su casa”


Para evitar la exposición al zancudo aplique en la piel repelente contra mosquitos, use camisas de manga larga y pantalones largos, e instale mosquiteros en sus habitaciones.


El director de la región del Pacífico Central, el doctor Carlos Venegas, explicó que el zancudo tiene mayor incidencia en la época lluviosa. Sin embargo, en verano el mayor riesgo se registra en comunidades con poco abastecimiento de agua porque la gente acumula el líquido en estañones o baldes que se convierten en criaderos de dengue, chikungunya o zika.


“Controlar el dengue es fácil si todos hiciéramos lo que nos corresponde. Es decir, revisar constantemente los criaderos para eliminarlos en nuestros patios, canoas, baldes, platos de plantas, bebederos de animales, limpiar y cepillar los estañones, rellenar los bloques de las tapias con arena. Así, es seguro que el dengue no nos enfermará”, aseguró el especialista.


“Pero hay gente que no se preocupa por eso. Hay gente que sabe lo que debe hacer pero no lo hace, ya sea porque tienen otras preocupaciones o porque no le tienen miedo a la enfermedad”, agregó.


Aunque una persona de la comunidad sea muy responsable y aplique al pie de la letra todas las medidas recomendadas por el Ministerio de Salud, si otra no lo hace, dará igual.


“Si usted limpia pero su vecino no, será como si el mosquito viviera en su casa”, resumió Venegas.


12 pasos para evitar el dengue

  • Limpie y cepille pilas

  • Tape todos los recipientes donde almacena agua

  • Vuelque botes

  • Rellene huecos de árboles

  • Recicle todos los materiales de plástico

  • Reutilice todos los recipientes de plástico

  • Agujeree llantas que se encuentran en parques

  • Entierre pipas

  • Ponga bajo techo cualquier objeto que acumule agua y que no puede deshacerse de él

  • Elimine solo en la basura cualquier material de desecho capaz de acumular agua

  • Organice con otros vecinos actividades para eliminar de su barrio criaderos

  • Protéjase con repelente si vive o visita un lugar donde haya muchos casos

*Fuente: Caja Costarricense del Seguro Social.


LO ÚLTIMO